13/8/20

Tu justicia será la mía.

Hace muy pocos meses en Pontevedra, se suicidó una chica que se llamaba Arantxa.


Sólo sé de ella su nombre, que era toxicómana, y que ha sido agredida infinidad de veces por su condición de enferma.

Existen rumnores en esta ciudad de que esta chica fue grabada en video varias veces en situaciones demasiado dolorosas. Tan dolorosas que prefiero no mecionar la información que, no sé, ni nunca jamás sabré como ha llegado mí.


Sí lees esto, y sabes quién es esa chica, quiero hacer justicia con ella. caiga quién caiga, pués mi condición de enfermo, ha hecho que esta mierda de ciudad me torture sólo por ser diferrente.


Esa chica, era una enferma mental. Y siempre será normal que una enferma mental se suicide un día por qué sí.
Yo nunca jamás volveré a ser Víctima de Pontevedra. Y si está en mi mano, nunca habrá más víctimas autodestruidas.

Todos decís que el enfermo soy yo. Todos culpais a la marihuana a pesar de todo lo que os he tenido que explicar, hasta exponer mi vida privada en público para buscar justicia.

Nunca encontraré justicia. Pues hoy mi monstruo se llama Seguridad Social.

A todo lo demás, no le tengo el más mínimo miedo.

Respeto a la gente buena. Siempre.

Pero he pagado una condena de 20 años a base de pastillas por cosas que si me han hecho los hijos de puta de esta ciudad.

Si tengo que pagar otra igual. Igual me compensa que haya una razón real para pagar esa condena.

Otros 20 años serían 40. Es decir. El equivalente a cometer dos asesinatos, pero sin haberlos cometido, y sin haber sido juzgado.

Sólo porque una hija de la grandísima madre que la parió y sus secuaces, decidieron putear a un chico frágil hace 20 años.

Hago un llamamiento a quién sepa algo real de todo esto que he dicho sobre esta pobre chica, para presentar una denuncia formal y que los verdaderos culpables de su enfermedad y su muerte, paguen de una puta vez.

Si juntamos unos cuántos que conozcan esta información podremos demostrar que esta chica no se suicidó. Sino que la empujaron a suicidarse.

No sabemos cuántos habrán caído por algo parecido, ni aquí, ni en ningún otro sitio.

Sí queréis podemos seguir pensando que sólo era una Yonki.

Pero si sabéis algo, pesad: Un día, esa chica puede ser tu hija.